Bueno, pues comencemos. No ha sido la primera creación pero sí la primera medianamente documentada.

No puede faltar en un hogar mexicano la famosa bolsa de mandado, ¿cierto? Y es que resulta esencial, le cabe absolutamente todo y además es súper resistente, no importa si se moja o se ensucia es básicamente un artículo indestructible, eterno. Ahora bien, siendo un objeto que goza de tantas virtudes ¿por qué no embellecerlo un poco?

Entonces me dispuse a buscar una bolsa, lo que no fue cosa fácil porque existen muchos tamaños de muchos materiales, muchos colores, so long story short, me decidí por una bolsa enorme de un azul bonito.

¿Y qué hacerle ahora? La primera intuición fue bordarla, y recordé que hace ya un buen rato (en 2011) en San Luis Potosí donde se celebró el congreso de la Sociedad Matemática Mexicana, participé en el montaje de una hermosa teselación de Penrose y llegando a casa sólo podía pensar en elaborar las baldosas para construir la mía pero con el espíritu upcycler.

20160811_003742

 

Me pareció que sería un detalle genial utilizar las baldosas flecha y triángulos equiláteros que construí con regla y compás pero sin teselar para que se pudieran apreciar con claridad. El detalle de las asas lo realicé con el famoso chain stitch el cual es popular al utilizarse para proteger los cargadores de smartphones e incluso audífonos (en este vídeo SBM-Kreativ explica a detalle cómo hacerlo). Y este fue el resultado:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Guardar

Guardar

Guardar