Pero por supuesto que no solo pude comprar la bolsa que bordé de rosa neón y salir de ese lugar, entre el montonal de cosas que vendían me encontré con esta bolsa y ya que me pareció que tenía un gran potencial para convertirse en clutch, pues a convertí (?).

Me pareció que era una buena idea incluir círculos en esta ocasión y navegando por Pinterest me encontré con este tutorial donde Sarah muestra como bordar pequeñas y perfectas donitas, pero la cosa es que ‘go big or go home’, ¿cierto?

Y bueno, además el hecho es que los pompones están muy en onda y sobre todo si están llenos de color.

Lo mejor del caso es que cuando estuvo terminado y me animé a mostrárselo a Carmen, de inmediato pensó que podría utilizarlo lo cual me hizo muy feliz 🙂